Página principal Página anterior

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fritz haber - Biografía

La República de Weimar

 

En noviembre de 1918 tuvo lugar en Alemania una revolución que acabó con el imperio y estableció una república. Este periodo ha pasado a llamarse la República de Weimar. La República fue proclamada el 9 de noviembre de 1918 (razón ésta por la que se podría considerar que la República de Weimar comenzó su existencia en dicho año), después de que los trabajadores y las tropas del II Imperio Alemán se sublevaran contra el gobierno a comienzos de ese año por negarse éste a entablar conversaciones que pusieran fin a la I Guerra Mundial. El emperador Guillermo II huyó del país y se formó un Gobierno Provisional del Consejo de los comisarios del Pueblo, integrado por una coalición formada por miembros del Partido Socialdemócrata Alemán, liderados por Friedrich Ebert, y del Partido Social-demócrata Alemán Independiente (escisión radical del anterior), que contó con el apoyo del partido católico del Centro (Zentrumspartei). (...) La nueva Asamblea Nacional Constituyente se reunió en Weimar (Turingia) en febrero de 1919 y redactó una Constitución según la cual Alemania pasaba a ser una república federal democrática con dos cámaras parlamentarias, el Reichstag (cámara baja legislativa) y el Reichsrat (cámara de representación federal)[1]. Haber aceptó el nuevo régimen, aunque muchas veces con recelo, y trató de trabajar con él para salvar lo que pudiera salvarse.

Los años 20 fueron difíciles para Alemania con numerosos problemas sociales, económicos y políticos. La penuria de aquellos años también afectó a los profesores y científicos. En esta situación surgieron iniciativas para apoyar la ciencia. Entre ellas, a comienzos de 1920, Haber presentó a la Asamblea Nacional, a través de la Academia de Berlín y en nombre de todos los académicos germanos, una solicitud de 3 millones de marcos. En parte por motivos formales, la solicitud fue rechazada. No se desanimó, sin embargo, el célebre químico, que en abril comenzó a defender la idea de una organización en la que participasen como miembros todas las agrupaciones alemanas relacionadas con la ciencia (...). Al Reich, representado por el Ministerio del Interior, le agradó la idea. (...) El 30 de octubre de 1920, 40 miembros distinguidos del mundo académico germano, reunidos en la biblioteca del Estado Prusiano, constituían formalmente la Notgemeinschaft der deutschen Wissenschaft (NGW). Tres semanas más tarde, la nueva organización fue presentada en el Reichstag. (...) La política seguida por la Notgemeinschaft (...) fue la de apoyar a la investigación científica a través de investigadores individuales (preferentemente jóvenes), no a instituciones educativas. (...) de la comisión de Electrofísica dentro de la Notgemeinschaft formaban parte Planck, Haber, von Laue, Nernst y Franck[2].

La labor científica de Haber también estuvo centrada en la reconstrucción del país, continuando sus investigaciones (secretas) sobre armas químicas e investigando la viabilidad de extraer todo el oro de los océanos. Pensó que esta posibilidad permitiría a Alemania afrontar la deuda impuesta después de la guerra: treinta y tres mil millones de dólares. El programa fracasó ya que finalmente se demostró que el agua de mar contiene mucho menos oro que el suficiente para hacer viable un proceso a escala industrial[3]. Deprimido por el fracaso del proyecto[4], se centró en la reorganización de su Instituto para lo cual estableció directores de sección con libertad completa en su trabajo. Entre estos estaba James Franck, Herbert Freundlich, Michael Polanyi y Rudolf Ladenburg. Los estudios del instituto, entre otros, fueron importantes en el campo de la química de coloides y en física atómica. Durante estos años sus investigaciones se centraban en las reacciones en cadena, en mecanismos de oxidación y en la catálisis del peróxido de hidrógeno[5].

También hizo grandes esfuerzos en el intento de reestablecer las relaciones científicas de Alemania con otros países, realizando coloquios quincenales que ayudaron a reestablecer la reputación internacional de su Instituto[5]. En 1926 la posición de Haber sobre la ciencia alemana la podemos encontrar en una carta de éste a H. R. Kruyt:

 

Sabemos perfectamente que hemos perdido la guerra y que política al igual que económicamente ya no estamos en el consejo de directores del mundo. Pero creemos que científicamente todavía podemos contarnos entre aquellos pueblos que tienen derecho a ser reconocidos entre las naciones principales. (F. Haber a H. R. Kruyt, 7 de julio de 1926)[6].



[1] Microsoft Corporation. (1993-1998). Enciclopedia Microsoft® Encarta® 99.

[2] Sánchez Ron, J. M. (1992), pp. 262-263.

[3] .Quílez, J., Lorente, S., Sendra, F., Chorro, F. y Enciso, E. (1998), p. 316.

[4] No obstante, los estudios para la extracción de oro de los océanos dejaron sentadas las bases para la extracción de otras sustancias de los mismos, concretamente del bromo. [McCoy, S. y Phillps, J.]

[5] Nobel e-Museum. (2002).

[6] Sánchez Ron, J. M. (1992), p. 251.

 

 

19. De izquierda a derecha, sentados: Hevesy, Agnes Petersen y Fritz Haber. Detrás de pie: Niels Bohr, Einar Göntelberg y Johannes N. Brönsted. Foto tomada a la salida del Instituto Politécnico de Copenhague (18 de junio de 1920).

 

 

20. Fritz Haber, tercero por la izquierda, en un barco con  destino a Buenos Aires durante los estudios para la extracción de oro de los océanos.

 

 

 

21. Caricatura de F. Haber.

 

 

22. Retrato de Fritz Haber

 

 

23. Retrato de F. Haber obra de Orlik, Emil (1927)

 

 

Página principal Página anterior

        

©Felipe Moreno Romero

fresenius1@gmail.com