Nota I
En realidad las estrellas se mueven las unas respecto a las otras, pero se encuentran a tales distancias que su posición en el cielo sólo se aprecia para las más cercanas y a intervalos de décadas. ¡El cielo no es inmutable en realidad!. El periodo de tiempo transcurrido desde que hay constancia escrita de las diferentes constelaciones del cielo hasta ahora es demasiado corto como para poder observar cambios en la disposición de las estrellas. Esto es fácil de entender con el siguiente ejemplo: si nos encontramos en un puerto y vemos partir un gran barco, al principio notaremos su movimiento respecto al horizonte pero cuando se encuentre en alta mar y para nosotros no sea más que un punto, si el barco vira hacia nuestra derecha tardaremos bastante rato en darnos cuenta de esta circunstancia. En la imagen adjunta se muestra la configuración de las siete estrellas de la Osa Mayor, según aparecían hace 100.000 años, como se ven en la actualidad y como se verán dentro de 100.000 años. La más cercana a nosotros de estas estrellas se encuentra a 63 años luz de distancia mientras que la más lejana se encuentra a 800 años luz.

Fuente de la imagen:

Enciclopedia Sarpe de Astronomía (ver bibliografía), pág. 378.

       

©Felipe Moreno Romero

fresenius1@gmail.com