7x

 

Acceso rápido a contenidos:

¿Qué es 7X?

Cocaína y Cola

Algunos datos biográficos de John Pembertón

Secretismo de la compañía y forma de expansión

Composición de una Coca-cola

Acidulante E-338

Colorante E-150d

Aromas (cafeína)

Composición de 7X

Receta original de Pemberton

Bibliografía

 

Opciones de descarga

a) Si desea una copia (en formato pdf) de este artículo solicítelo sin compromiso a fresenius1@gmail.com. Indique claramente el título del artículo.

b) También puede descargarlo directamente (se abrirá en una ventana nueva al pinchar sobre la imagen)

 

 

Creative Commons License

  Free counter and web stats

La ciencia es como la tierra;

sólo se puede poseer un poco de ella.

Voltaire 

 

Bajo la denominación 7X se esconde una fórmula secreta. Fue inventada en 1886 por John Pemberton como parte de una bebida que acababa de inventar. Pemberton quería lograr una bebida que se distinguiera de las demás y para ello experimentó con una serie de saboreadores. Finalmente, encontró una mezcla formada por siete sustancias (esencias) que le gustó y a la que dio el nombre codificado de 7X. Había dado con una receta que se convertiría en la bebida sin alcohol más vendida del mundo. Para publicitar dicha bebida Pemberton puso el siguiente anuncio en prensa:

¡Deliciosa! ¡Refrescante! ¡Estimulante! ¡Vigorizadora!

La nueva y popular bebida que le servirán

a usted en el mostrador tiene las propiedades de la maravillosa

planta de coca y de la famosa nuez de cola

 

Hoy día la bebida sigue llevando el nombre de esos ingredientes: la planta de coca, de donde sale la cocaína, y la nuez de cola, rica en cafeína. Pemberton era consumidor habitual de cocaína y no hay duda de que ciertos tónicos de la época llevaban cocaína. Así, de la mismísima reina Victoria se decía que era muy dada a beber algunos. El lector debe saber, para su tranquilidad, que ninguna de esas plantas proporciona ingredientes a las colas de hoy.

John Pemberton nació en 1831 en Knoxville, en el estado de Georgia, Estados Unidos. Durante su vida fue inventor, empresario, químico y farmacéutico. Antes de concebir su famosa bebida ya había inventado varios productos que le proporcionaban una fuente de ingresos muy destacable. Entre ellos se encontraban el “Gran vigorizante del Dr. Sandorf” o el “Eureka Oil”, ambos patentados. Sin embargo, fue la Coca-cola la bebida por la que pasó a la posteridad, aunque no le duró mucho el disfrute de su invento ya que murió el 16 de agosto de 1888 a los 57 años de edad.         

La nueva bebida se vendió bien, sobre todo porque apareció en el momento más oportuno: la ciudad donde vivía Pemberton, Atlanta, acababa de votar a favor de la prohibición del alcohol. No obstante, la bebida siguió vendiéndose bien una vez que la prohibición fue revocada en la ciudad. Poco antes de su muerte Pemberton vende su fórmula al señor Asa Candler quien pronto se convertiría no solo en el hombre más rico de Atlanta y Estados Unidos, sino uno de los mas ricos del mundo. Para 1893 Asa Candler era el único propietario de la empresa Coca-cola.

Como he mencionado antes, la cocaína no forma parte de la composición actual de la Coca-cola. En 1906 la cocaína pasó a ser ilegal en los Estados Unidos y los administradores de la empresa se apresuraron a retirarla de la fórmula secreta de la Coca-cola. En cuanto a la composición de 7X, la compañía mantuvo con celo su secreto durante décadas. De hecho, la compañía dejó de vender Coca-cola en la India en 1977 debido a que las leyes del país obligan a los fabricantes a decir qué hay en una bebida. La compañía asegura que sólo sus dos ejecutivos principales saben cuáles son y cómo hay que mezclarlos. 

Este secretismo en cuanto a la composición de la Coca-cola ha marcado también la forma de expansión de la compañía en el mundo: buscar empresarios de referencia en cada región, ofrecerles comprar el jarabe concentrado de Coca-cola y tener la exclusiva para venderlo embotellado en su área de influencia. La compañía madre se encarga de formar a sus socios embotelladores y venderles el jarabe, además de ocuparse del marketing y la publicidad. Los franquiciados, a cambio, fabrican el producto (convirtiendo el jarabe concentrado en la bebida carbonatada) y se ocupan de embotellarlo, distribuirlo y venderlo.

En Europa la fábrica principal de jarabe concentrado de Coca-cola se halla en Irlanda, desde donde se suministra a las compañías de los diferentes países europeos. En España el  primer embotellador de Coca-cola nació en 1951 en Barcelona. Actualmente hay siete empresas embotelladores de Coca-cola en España. En estas embotelladoras el agua tratada se mezcla con azúcar y se crea un jarabe simple. Posteriormente, el jarabe concentrado (suministrado por la compañía) se mezcla con el jarabe simple y con gas carbónico, iniciándose el proceso de envasado.

 

Los ingredientes de las colas, tal y como podemos ver en la composición que refleja un envase de Coca-cola son:

 

Agua carbonatada, azúcar, acidulante E-338,

colorante E-150d y aromas (incluyendo cafeína)

 

La composición tiene, por tanto, poco que pueda llamarse natural y en realidad no es más que una disolución de productos químicos en agua carbonatada. La mezcla 7X  forma parte, aunque no es la única, de los llamados “aromas (incluyendo cafeína)” que aparecen en la etiqueta de un envase. Antes de conocer la composición de dichos aromas, se puede analizar aquellos componentes no conocidos que sí se mencionan expresamente en dicha etiqueta.

El acidulante E-338 es ácido fosfórico. El nivel de acidez de la Coca-cola, necesario para que su sabor sea refrescante, se debía originalmente al ácido cítrico, pero pronto se reemplazó por el ácido fosfórico, más barato. Se conoce más el ácido fosfórico por sus sales, los fosfatos, que se usan en los detergentes, o por ser el agente activo de los limpiadores del óxido rojizo que se forma en la superficie del hierro debido a la acción del aire húmedo (orín). Hace unas décadas, cuando los parachoques, las rejillas de los radiadores y los faros de los coches eran cromados, sus propietarios podían limpiarlos con Coca-cola ya que el ácido fosfórico reacciona químicamente con el cromo y forma una capa superficial dura de fosfato de cromo que protegía las partes cromadas. Esta utilidad protectora del ácido fosfórico se usa todavía y muchas de las pinturas antioxidantes se basan en él. Sin embargo, al contrario de lo que pueda parecer no hay nada siniestro en el ácido fosfórico ni en sus sales. Que las colas contienen un limpiador industrial es la pura verdad, pero no es una razón para no beberlas. Cualquier fosfato que haya en la comida (y los hay) se convierte en ácido fosfórico en las condiciones de acidez del estómago. Por otra parte, todas las células necesitan ácido fosfórico para funcionar y no importa de donde venga (es, entre otras funciones, un nutriente esencial para la fabricación del ADN, la construcción de los huesos y la formación de las membranas). Como siempre, el secreto está en la moderación.

El colorante E-150d es llamado también caramelo de sulfito amónico. Es un material colorante de composición compleja y químicamente no bien definido. Se obtiene (en el caso de E-150d) por calentamiento de azúcar mezclado con sulfito amónico o con una mezcla de anhídrido sulfuroso y amoniaco. Es el colorante típico de las bebidas de cola, así como de muchas bebidas alcohólicas, como ron, coñac, etc. La presencia de amoniaco en el proceso de elaboración puede provocar la aparición de sustancias malignas que pueden afectar al sistema inmune o producir, a grandes dosis, convulsiones en animales. Por este motivo, el comité FAO/OMS para aditivos alimentarios fija la ingestión diaria admisible de este colorante en 200 miligramos (mg) por kilogramo de peso, es decir: para un peso medio de 65 kg corresponderían 13 g de dicho caramelo contenidos en una cantidad ingente de bebida de cola (unos 15 litros para la cantidad de caramelo de la receta original de Pemberton).    

Podemos pasar ya al análisis de los llamados “aromas (incluyendo cafeína)” que se mencionan en la etiqueta de un envase de Coca-cola. Parte de dichos aromas han sido siempre de dominio público: la cafeína, por supuesto, además de zumo de lima, esencia de vainilla y los siete componentes (esencias) que forman 7X. La cantidad de cafeína que hay en una lata de cola es de 40 miligramos (mg), la misma que en una taza de té, la mitad, más o menos, que en una de café recién molido. El mismo volumen de café instantáneo proporciona 60 mg. La dosis mortal de cafeína es de unos 5000 mg de una sentada, cantidad contenida en 80 tazas de café instantáneo o en 120 de té o en 120 latas de Coca-cola (40 litros).

El celo que la compañía Coca-cola tiene con respecto a 7X ha sido el principal motivo por parte de terceros de adivinar su composición. La dificultad del análisis es grande ya que las esencias naturales que forman 7X están presentes sólo en cantidades muy pequeñas y cada esencia consta de numerosas sustancias químicas saboreadoras. Además, hay esencias parecidas que solo se diferencian entre sí en algunas sustancias químicas mientras tienen otras muchas comunes. Sin embargo, pese a la dificultad, las técnicas analíticas modernas pueden conseguir analizar cualquier mezcla. Un buen intento, como veremos, se dio en 1983 cuando William Poundstone publicó el libro “Grandes secretos” en el que daba una lista de lo que él creía que formaba 7X: naranja, limón, nuez moscada, casia, cilantro, neroli y lima. En 1993, Mark Prendergast publicó la receta de 7X en su libro “Por Dios, el país y la Coca-cola”. Según dice, la encontró en los deteriorados restos de uno de los cuadernos de laboratorio de Pemberton. La misteriosa 7X es una mezcla de aceites esenciales de limón, naranja, nuez moscada, casia, coriandro, neroli y lima.

Todos los aceites esenciales son más o menos volátiles y extraídos de las plantas. Una vez refinados y purificados se pueden utilizar bien como fuentes de compuestos, en cosmética o en alimentación. Quizá la esencia de 7X menos conocida sea la de neroli ya que a la casia se le llama también canela china y el coriandro es una denominación antigua del cilantro. El neroli (también nerolí) es un aceite esencial extraído de las flores del naranjo amargo. Posee uno de los aromas más exquisitos de la naturaleza. Su nombre se debe a la princesa Ana María de Nerola (Italia) que en el siglo XVI lo usaba para perfumar sus guantes, lo cual extasiaba a los caballeros que besaban su mano.

No obstante, y pese a todo lo dicho, la empresa Coca-cola sigue afirmando que es el orden en que se mezclan los ingredientes de 7X la clave para la obtención de la “auténtica” Coca-cola y puede que todavía sea verdad que sólo dos ejecutivos de la compañía sepan cuál es.

 

Para finalizar, la receta para preparar un galón (4’55 litros) de jarabe de Coca-cola según la receta original de Pemberton (que aparece en varios sitios de Internet):

 

1) Preparación del jarabe con los ingredientes básicos

Tomar 2400 g de azúcar y disolver en una cantidad suficiente de agua, añadir 37 g de caramelo, 3’1 g de cafeína y 11 g de ácido fosfórico.

Aparte, embeber 1’1 g de hojas de coca descocainizadas y 0’37 g de nueces de cola en 22 g de alcohol al 20%; luego filtrar y agregar el líquido al jarabe anterior. Se obtiene así un jarabe que se reserva.

 

2) Preparación de 7X

Tomar 0’47 g de esencia de naranja, 0’88 g de esencia de limón, 0’07 g de esencia de nuez moscada, 0’20 g de esencia de casia (canela china), una pizca de esencia de cilantro, una pizca de esencia de neroli y 0’27 g de esencia de lima. Mezclar todo en 4’9 g de alcohol al 95 % y agregar 2’7 g de agua. Dejar reposar 24 horas a 15 ºC para que se separe el estrato turbio. Recoger la parte clara del líquido y agregar al jarabe del paso primero.

 

3) Preparación final del jarabe

            Una vez añadida al jarabe la preparación 7X, agregar agua suficiente para preparar un galón de jarabe (4’55 litros).

 

4) Preparación de la Coca-cola

            Mezclar una onza de jarabe (28’35 g) con agua carbonatada para preparar 6’5 onzas de bebida (184 g). Después añadir 30 g de zumo de lima, 19 g de glicerina y 1’5 g de extracto de vainilla.

 

Parece más sencillo acercarse al frigorífico y coger una lata de Coca-cola, sin embargo no tendrá el sabor original de la receta que preparó Pemberton.

 

----------ooooOO0Ooooooo----------

 

Una buena parte de la información que aparece en este artículo ha sido obtenida de Internet. Sin embargo, el texto “Moléculas en una exposición” de John Emsley (Ed. Península, Barcelona, 2000) ha servido de referencia para comprobar la veracidad de la información además de ser el inspirador principal del artículo.  

Felipe Moreno Romero

fresenius1@gmail.com

 

Enviado a “La Moraleja” (revista trimestral informativo-cultural editada por el colectivo “La Moraleja” de Villanueva del Arzobispo, Jaén). Publicada en el nº 49 de dicha revista, correspondiente al mes de septiembre de 2005, pp 40-41.